Se ha acordado condicionar un 25% de los pagos directos a ecoesquemas, al superarse el 20% inicialmente planteado por los estados miembros.
Al menos el 35% de los fondos de desarrollo rural se destinarán a compromisos agroambientales, que promueven prácticas ambientales, climáticas y de bienestar animal.