En Chía (Huesca) se siembra y cultiva una variedad de patata única en el mundo en sabor y textura debido precisamente a esa altitud, a su microclima y a sus técnicas de cultivo. Tiene multitud de propiedades nutritivas que la convierten en un producto básico de la alimentación. Su cultivo, además, está certificado como ecológico. Arturo Lanau, es el presidente de la Asociación de Productores de la Patata de Chía.

¿Cuál es el proceso de cultivo de vuestra patata?

La Patata de Chía se siembra a los pies de la sierra de Chía, en el Valle de Benasque, a una altitud de 1.200 – 1.500 m. Para su cultivo se han procurado recuperar las técnicas tradicionales. La variedad de patata que se cultiva es la kennebec, patata que se adapta muy bien a las cualidades del suelo, temperaturas y pluviometrías de la zona. Es una patata de ciclo largo y se desarrolla desde la siembra, en el mes de mayo, hasta su recolección, en el mes de octubre.

Las técnicas utilizadas para su cultivo se basan en rotación de cultivo bianual y utilización de aperos singulares para dos labores fundamentales: paso de la ersa y aporcado de tierra. La preparación de la tierra se realiza en el mes de noviembre. Abonamos con estiércol procedente de ganaderías extensivas de la zona, volteamos la tierra para que, el duro invierno que tenemos en estas latitudes, eliminen las posibles plagas que existan en el suelo y se quede una textura de suelo homogénea. Días antes de la siembra, en el mes de mayo, procedemos a voltear de nuevo la tierra para descompactarla y airearla.

La siembra se realiza en el mes de mayo con patata propia. Al tratarse de un cultivo ecológico no utilizamos ningún tipo de herbicida, se hacen escardas mecánicas. Esta técnica consiste que en el momento que empiezan a nacer las patatas se hace una labor muy importante, el pase de la ersa para la eliminación de malas hierbas. Este apero que esta en desuso en la agricultura tradicional, permite la eliminación de malas hierbas sin dañar a la patata.

También realizamos dos aporcados, así envolvemos la patata para protegerla del calor y se eliminan las malar hierbas que compiten con el cultivo. Una vez hechas estas labores solo tenemos que confiar en que el tiempo acompañe, vigilar que no las dañe ninguna plaga y esperar a que se complete su ciclo. La recolección se realiza en octubre cuando las patateras se han consumido por completo y el calor estival ha cesado. Una vez recolectada la patata se cepilla y esta lista para su consumo..

¿Qué es lo que hace que tenga ese sabor tan especial?

Patata de Chía es única en sabor y textura gracias a la altitud, al microclima y a sus técnicas de cultivo. Además, no se utilizan productos fitosanitarios por lo que no interfieren en su sabor. Es una patata cultivada en secano a la que no forzamos su crecimiento y obtenemos una patata con una gran dureza, con mucha materia seca. Es un producto que se consume en los meses próximos a su recolección por lo que se trata de un producto fresco que mantiene todas sus propiedades esenciales que no encontramos en la patata de conservación.

¿Por qué apostasteis por la producción ecológica?

Se ha apostado por la calificación como producto ecológico, ya que creemos en el valor de lo natural. Además en nuestro caso no nos supone un esfuerzo extra seguir las directrices que marcan la producción ecológica ya que la Patata de Chía siempre ha sido cultivada de una manera tradicional y el uso de estas técnicas evita el uso de productos químicos. Además no queremos utilizar productos químicos que desequilibren nuestro ecosistema. Vivimos y cultivamos la patata en un lugar privilegiado y no queremos alterar nuestras montañas. También existen en la actualidad muchas técnicas que se utilizan por agricultores ecológicos para evitar el uso de productos fitosanitarios, aunque hay que tener en cuenta que estas técnicas ya seutilizaban antiguamente para evitar plagas y mermas de producción.

¿Dónde y en qué época del año podemos conseguirlas?

La Patata de Chia es un producto de temporada. Podéis encontrarla desde el mes de Octubre hasta que se agotan, que suele ser en el mes de marzo. La patata podéis adquirirla en nuestro pueblo Chia, en el centro El Remos, que es el comercializador de la Patata de Chia, y en establecimientos del Valle de Benasque. También trabajamos con establecimientos de la Comunidad Autónoma de Aragon que apuestan por el producto de proximidad e incluso podemos enviártela a tu domicilio.

¿Cómo sabemos realmente que es patata de Chía certificada en ecológico?

La Patata de Chía se presentan en bolsas de 3 kg. en papel. En la bolsa se explica su historia y características. Además de tener impreso el sello del Comité Aragonés de Agricultura Ecológica. Y en segundo lugar porque una vez que la pruebas sabrás reconocer la auténtica Patata de Chia.